Ascensión al Canigó (2.785 m).

Actividad autoguiada

Pack de dos días y dos noches.

En colaboración con:

La ruta
-Dificultad técnica: Fácil
-Distancia: 9 km
-Duración: 4h30 mas paradas
-Desnivel acumulado positivo: 725 m
-Desnivel acumulado negativo: 725 m

Lugar.

Pirineos Orientales entre les comarcas del Alto Vallespir y el Conflent (Francia).

Descripción.

Precio autoguiado
A partir de 195€ por persona

Precio del guía oficial (opcional)
Tarifa diaria: 150 €
Máximo: 8 personas

  • Experiencia disponible de junio a septiembre.

  • Punto de encuentro y estancia
    El punto de encuentro y donde pasareis las noches es el pueblo medieval Prats de Molló. Allí dispondreis para vosotros solos de una preciosa casa rural ubicada en el centro del pueblo.
  • Duración
    Paquete de 2 días y dos noches.
  • Preu autoguiado
    A partir de 195€ per persona
  • Precio del guía oficial (opcional)
    Tarifa diaria: 150 €
    Máximo: 8 personas
  • Autoguiado Incluye
    • Dos noches en casa rural en régimen de media pensión (desayuno y cena).
    • Itinerario personal.
    • Track GPS.
    •Kit energético.
    • Transporte en taxi 4 × 4 hasta de Prades hasta el pie de la cima.
    • Obsequio de recuerdo de la experiencia.
    • Bastones técnicos en préstamo.
  • Con niños
    La excursión a la cima del Canigó apto para niños a partir de diez años acompañados de padre o tutor.

Primer día
Llegada a Prats y recibida en la casa rural.
Día libre para visita el pueblo medieval.
Recomendable subir a su castillo para aclimatarse.
Segundo día
6 de la mañana: Desayuno (incluido en el paquete).
6h30: Salida hacia Prades.
8 h: Trayecto en 4 × 4 hasta el pie de la cima del Canigó.
9h30: Inicio de la ascensión.
12h: Cima
14h: Trayecto en 4 × 4 hasta el parking.
15h30: viaje de vuelta a Prats.
Tarde libre.
Tercer día
Desayuno y despedida.

•Mochila
•Botas de montaña de caña alta y bastones de marcha
•Varios pares de calcetines gruesos para caminar
•Guantes
•Gorra y / o sombrero, gafas de sol.
•Impermeable (impermeable y cortaviento con una capucha)
•Pantalones impermeables
•Ropa de abrigo de montaña (chaqueta)
•Cámara fotográfica
•Cantimplora con agua
•Refrigerio dulce y salado
Prats de Molló
Las primeras menciones del nombre se encuentran desde el siglo IX: «Pratum» a 878 y 881. El lugar toma muy rápidamente la marca de plural: «Prados» en 936, «Pratis» en 1011, término que designa prados, pastos. En cuanto a «Molló», aparece en 934 (Mollione), y se encuentra asociado a «Prados» de manera regular a finales de siglo XIV ( «Vallis de Pratis de Mollone», 1385). Parece lógico ver allí el catalán «mojón», designando una gran piedra que sirve de hito, de límite, o incluso una cumbre de forma cónica (latín vulgar: «mutulone», derivado de «mutulus», que significa “piedra en saliendo “).

La Preste es un pueblo mencionado desde la Edad Media, pero bajo otro nombre: «Villarium de Ces Ayllades» (1266), «Baynes de Ayats» (1340). Las grafías variables del lugar hacen bastante incierta toda interpretación, pero podría corresponder al latín «Aquata» y designar un lugar en el que el agua es abundante. En este pueblo, desde 1264, un personaje llamado Johannis Presta poseía un terreno rural. Este terreno comprendía quizás los baños, llamados en el siglo XVI «Baños de Na Presta», y luego «la Presta», que acabaría convirtiéndose en el único nombre de pueblo.

En la Edad Media, Prats era ciudad real -y lo seguiría siendo hasta la Revolución-, estatuto que le valió el siglo XIII una cierta cantidad de ventajas idénticas a las que había obtenido Villefranche-de-Conflent algunos años antes, como la supresión de los «malos usos» (1242) y las facilidades concedidas a las personas que deseaban instalarse en la ciudad (1245). En el siglo XIV obtiene más ventajas, por ejemplo la posibilidad de celebrar un mercado semanal los sábados (1308). En parte gracias a todas estas ventajas, la población de Prats y de su valle era muy importante a mediados del siglo XIV, alcanzando aproximadamente los 1.000 habitantes. Este valle comprendía numerosos pequeños pueblos, 12 según el capbreu (en catalán, catastros de los señores feudales) de 1327. Las epidemias implicaron una neta disminución en el siglo XV, pero la situación se restableció poco a poco un siglo más tarde. La ciudad es próspera, y vive sobre todo de la fabricación y del comercio de paños.

Fuente: Wikipedia

•La casa está perfectamente equipada. Dispone también de celulosa, sábanas, toallas.
•El trayecto de Prats hasta Prades se hace en coche particular, hay que prever una plaza por el guía.
•De camino a Prades se puede hacer una parada en el horno para ir al baño y / o comprar algo de comida y bebida.
•Se puede aparcar gratis en la misma plaza donde está la casa rural.

 

Solicitud de plaza y reserva

Huidos

Experiencia emocional guiada (una noche)

Recordando a Walter Benjamin

Ruta auto-guiada (pack de dos días)